El ritmo de vida y el estrés del adulto incide en nuestros niños y niñas, provocando inquietud, dispersión, incluso problemas de sueño.

En estos talleres se procura  un tiempo y un  espacio para tomar contacto con  la tranquilidad y con la conexión con nosotros mismos, con nuestras necesitades y nuestros sentimientos….

Llevan impregnada la idea de la necesidad del “autocuidado” como base de nuestro bienestar.

A través del automasaje, la respiración consciente, la visualización creativa, la meditación, etc.. aprenderemos herramientas para concentrarnos mejor y descubrir la serenidad, la paz y el sosiego.